Creadoras: El arte de parir

Creadoras: el arte de parir es un cortometraje animado realizado a partir de un proceso de etnografía visual para recuperar narrativas diversas a través de círculos de diálogo, intercambios y creación colectiva para alzar nuestras voces en defensa de los saberes de la partería tradicional, el parto respetado y los derechos reproductivos y sexuales de todas las mujeres.

Proceso de experimentación: El cortometraje está basado en los relatos orales y visuales de 33 mujeres que participaron en los círculos de palabra realizados en Áncash, Cusco y Lima, donde cada una de ellas compartió sus experiencias de gestación y parto, guiadas por parteras y doulas. Los círculos se realizaron de forma presencial entre diciembre del 2019 y marzo del 2020. La realización de las creaciones audiovisuales fue posible través de un proceso de trabajo colaborativo entre individualidades y colectividades de dibujantes, animadoras visuales, realizadoras audiovisuales, desarrolladoras/es web, compositoras musicales y diseñadores de sonidos; entrelazadas/os por su compromiso con la defensa de la partería tradicional y los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres.

Gabriela Koc Góngora
www.elartedeparir.com
Moquegua – Perú

Soy psicóloga social e ilustradora. Desde el 2019 soy coordinadora del proyecto audiovisual “Creadoras: el arte de parir” , beneficiario de los Estímulos Económicos  2019,  otorgado por el Ministerio de Cultura del Perú. También  colaboré como Ilustradora en el proyecto Mapa interactivo de partería tradicional mexicana” iniciativa ganadora del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes de México.

Cuento con experiencia en el ámbito de la investigación colaborativa, y organizando espacios pedagógicos de inter aprendizajes colectivos. Tengo un fuerte compromiso con la defensa del derecho al parto respetado y a la prevención de las prácticas de violencia obstétrica. De este modo sumar a la defensa de los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres, y a la creación las narrativas que vayan a contrapelo de la industrialización de la salud el control sobre nuestros cuerpos, que busca deshumanizar y mecanizar los procesos fisiológicos, emocionales y espirituales de cada persona.